lunes, 15 de diciembre de 2014

Ecuador, entre las 100 naciones que registran alto índice de desarrollo humano.

El informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo destaca la reducción de la desigualdad en el país. Hay una disminución promedio anual de 1,7% durante los últimos 10 años.

Ana María Larrea Maldonado
El Informe de Desarrollo Humano 2014 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo clasificó a Ecuador en el grupo de países con ‘elevado desarrollo humano’. El  Índice de Desarrollo Humano (IDH) es medido desde 1990.   
El Ecuador se ubica en el puesto 98 entre 187 países evaluados, ocupando el rango de países caracterizados con “elevado desarrollo humano”. Los logros alcanzados durante el gobierno actual son alentadores y explican esta distinción.
El país es uno de los pocos en América Latina que ha reducido la pobreza de forma paralela a la disminución de la desigualdad y al aumento del consumo por habitante. De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina, Ecuador es el país de América Latina que más rápidamente ha logrado disminuir las desigualdades. El coeficiente de Gini por ingresos disminuyó en 7 puntos entre 2006 y 2012, mientras que en el mismo período, América Latina  logró bajar 2 puntos.
La pobreza medida por ingresos se redujo en 12 puntos, pasando de 38% en 2006 a 26% en 2013, mientras que la pobreza extrema se redujo a la mitad, pues era del 17% en 2006 y se ubicó en 9% en 2013. Por primera vez se logró que la pobreza extrema por ingresos alcance un solo dígito.  
A diferencia del período neoliberal, la Revolución Ciudadana logra integrar la política económica y social para hacer posible una redistribución de la riqueza. Hay 4 aspectos importantes para consolidar una acertada política redistributiva: la política tributaria, la renegociación de la deuda externa, la renegociación de los contratos petroleros y la alta inversión pública.
04-0-14-mqm-sueldo
Entre 2007 y 2013 se triplicó la recaudación tributaria en relación al período 2000-2006 y sin aumentar impuestos. Con la renegociación de la deuda pública, el Ecuador ahorró $8.000 millones. Los recursos del petróleo ahora se quedan en el Ecuador. Mientras que en 2005 el Estado recibía  un 13% de la extracción del petróleo, ahora se recibe el 85%. Esto significa $1.000 millones adicionales para el Estado por año, dinero que es invertido en obras públicas.
Ecuador es el país de América Latina con mayor inversión pública en relación a su Producto Interno Bruto (PIB). En 2013 registró una inversión del 15% de su PIB, mientras que en 2006 esta inversión representó el 4%. El promedio de inversión pública en relación al PIB en América Latina se ubicó en 4,5% en 2012. Además, en 2005 la inversión pública en el área social representó el 4,2% del PIB, mientras que en 2013 subió a 9,6%.   
La política económica redistributiva se ha complementado con el incremento de los ingresos. El salario mínimo pasó de $160 en 2006 a $340 en 2014. En cambio, en épocas anteriores, el ingreso anual promedio por habitante aumentó en un 0,8%, pero en nuestro gobierno aumentó en un 4,6% anual.    
La mejor forma de erradicar la pobreza es la generación de trabajo digno y empleo de calidad. Por ello el Ecuador presenta las más bajas tasas de desempleo en la región, llegando a apenas al 4%.
Otro logro importante es la universalización de la educación. La tasa neta de matrícula en educación media subió del 48% en 2006 al 66% en 2013. Los indígenas duplicaron su matrícula, pasando del 24% en 2006 al 57% en 2013, casi el triple del crecimiento a escala nacional.
Las enfermedades relacionadas con la pobreza han disminuido notablemente. En la tasa de mortalidad por tuberculosis por cada 100 mil habitantes 8 personas murieron en 2001 y 3 personas en 2012. La implementación de los distritos y circuitos de salud ha permitido una distribución más equitativa del personal de salud.        
En salud por cada 10.000 habitantes los médicos subieron de 37 a 50. Ahora solo el 1% de la población no cuenta con personal de salud en su parroquia.       
Nuestro propósito no es reducir la pobreza, sino erradicarla definitivamente. La Estrategia Nacional para la Igualdad y la Erradicación de la Pobreza es la respuesta del Estado para lograr cambios profundos. El desarrollo productivo debe garantizar la inclusión, pleno empleo con dignidad e igualdad. 

Fuente: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario