sábado, 29 de abril de 2017

Educación, DIEZ AÑOS DESPUÉS


Educación

Gratuidad, calidad y cobertura, los pilares educativos



En la actualidad, 6 de cada 10 ecuatorianos son la primera generación que cursa la universidad.
Gloria Pillajo trabaja como conserje en una escuela privada del sur de Quito. Ella, sus abuelos, sus padres y sus siete hermanos nunca accedieron a la universidad. Esa realidad cambió cuando el tercero de sus cinco hijos, David Tituaña, obtuvo 87 puntos en el Examen Nacional para la Educación Superior (ENES).
Esa calificación le permitió iniciar sus estudios de Odontología en la Universidad Central del Ecuador.
Casos como este hay muchos. Precisamente, la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) informó que el 68% de los bachilleres que consiguió un cupo universitario, en la última convocatoria del ENES fue la primera generación de sus familias que accedió a este tipo de formación. En la actualidad, David cursa el primer semestre de su carrera. Sus hermanos mayores trabajan, mientras que el menor, Luis, está en el noveno año de educación básica. Él también quiere estudiar la universidad. Su sueño es ser arquitecto.
René Ramírez, titular de la Senescyt, habló sobre los logros que ha tenido la educación superior en los últimos años.
Para el funcionario la universidad es otra. Es mucho más democrática, con mucha mayor pertinencia en su oferta, mucho más eficiente en términos académicos y con una carrera docente que es mucho más digna.
“Sin lugar a duda son cambios estructurales dentro de la universidad, pero obviamente tenemos que seguir caminando en esa dirección”.


Inclusión de las minorías y mayor cobertura
Ramírez resaltó que en la actualidad, las poblaciones indígenas prácticamente han duplicado su matrícula. Del total de postulantes a la universidad alrededor de 10% son indígenas y de ellos el 8,5% consigue cupo.
“A veces las poblaciones indígenas creen que bajo los nuevos estándares establecidos no podrán conseguir cupo, tener esta tasa de 8,5% es altísimo”.
Además de esto, desde que empezó la gratuidad, el país registra un crecimiento de aproximadamente 5 puntos porcentuales, según datos de la Senescyt.
Mejoramiento de la calidad de la formación básica
En los 10 años del Gobierno de turno se han invertido más de $ 1.100 millones en infraestructura educativa. Los datos son del Ministerio de Educación.
Según esta cartera de Estado, el Gobierno recibió 20 mil instituciones educativas en el país, las cuales estaban dispersas y se caracterizaban fundamentalmente por ser pequeñas. Augusto Espinosa, exministro de Educación, informó que en años pasados, Ecuador tuvo uno de los peores sistemas educativos de América Latina.
Un ejemplo de ello es que en 2007 el 19,46% de los estudiantes asistía a un establecimiento con capacidad para atender a menos de 100 alumnos.
En 2016, el 30% de los educandos se capacitó en infraestructuras con capacidad para 2.279 alumnos.
Maestros capacitados y estudiantes becados
Espinosa sostiene que en la actualidad el país cuenta con docentes comprometidos porque su salario ha mejorado. Un docente ingresa al magisterio con un sueldo de $ 817.
A esto se suman los 5.000 profesores favorecidos con una beca posgrado y los catedráticos de idioma extranjero que se capacitaron en el exterior con el programa Go Teacher. Los alumnos se han beneficiado de becas; 750 jóvenes estudian su pregrado en universidades extranjeras. El Estado cubre su formación y manutención. (I)

No hay comentarios:

Publicar un comentario