Síguenos

lunes, 5 de junio de 2017

Ecuador busca para su niñez bienestar, desarrollo y felicidad

Ecuador busca para su niñez bienestar, desarrollo y felicidad

Los niños son un tesoro preciado para la Revolución Ciudadana. Foto: Andes
Quito, 1 jun (Andes).- Que los niños y niñas de Ecuador nazcan en condiciones dignas, con la atención médica de alto nivel y reciban los cuidados necesarios desde sus primeros momentos de la vida y durante todo su desarrollo, es una premisa del gobierno nacional.
En los últimos 10 años la Revolución Ciudadana puso a la niñez a la cabeza de su programa de gobierno, lo cual ahora retoma el presidente Lenín Moreno en su plan ‘Toda una Vida’.
La integralidad de las políticas públicas de infancia aplicadas en el país y la institucionalidad creada han permitido avances sostenidos en el tiempo y la recuperación de la esperanza de un futuro mejor para quienes nacen en la Mitad del Mundo, pese a los pendientes que, de resolverse a corto y mediano plazo, podrían a la nación en la vanguardia de la atención a sus nuevos ciudadanos.
La integralidad de las políticas públicas de infancia aplicadas en el país y la institucionalidad creada han permitido avances sostenidos en el tiempo.
Entre las acciones a favor de este segmento poblacional en la década precedente se priorizó la construcción, reconstrucción, rehabilitación y equipamiento de Centros Infantiles del Buen Vivir; el programa alimentario nutricional integral y de desarrollo infantil, entre otros.
Ecuador alcanzó un sitial de vanguardia en la región en la lucha contra la erradicación del trabajo infantil, en la profesionalización de los servicios de desarrollo infantil con la capacitación de su personal, en el acceso a la educación gratuita, especializada e inclusiva.
Según estadísticas oficiales, el índice de trabajo infantil alcanzó el 16,96 % en el año 2006 y el 12,47% en el año 2007. Hasta el 2015, este indicador se encuentra en el 5,91%. Cerca de 9.200 niños y adolescentes han sido desvinculados del trabajo infantil y se ha sensibilizado a más de 418.000 personas en esta temática.
Es en la educación donde más avances se registran, y es en las escuelas públicas a donde asiste cerca del 85 % de los educandos del país.
En tanto, un total 327.927 niños y niñas, entre 3 y 4 años, asistieron al nivel de Educación Inicial en el sistema fiscal a nivel nacional de 2015-2016, mientras que de 2007-2008 apenas asistían 27.470, lo que representa 11,94 veces más.
La reducción de la pobreza, que genera mejores condiciones para el desarrollo de los niños, en particular la pobreza por necesidades básicas insatisfechas (NBI), se redujo al 2016, al 35,32% en relación a un 47% del año 2008.
En la década precedente los programas nacionales de educación se enfocaron a lograr la atención ‘de calidad con calidez’, la dotación de bienes y servicios para garantizar el acceso a la alimentación, uniformes y textos educativos, desde la educación, al tiempo que se establecieron políticas públicas relacionadas con los derechos de niñas, niños y adolescentes.
Como muestra, es en la educación donde más avances se registran, y es en las escuelas públicas a donde asiste cerca del 85 % de los educandos del país.
El proyecto nacional de tamizaje neonatal para la detección temprana de enfermedades arrojó un impacto en la atención de la salud.
Desde la salud en este lapso resaltó el impacto del proyecto nacional de tamizaje neonatal para la detección temprana de enfermedades y atención la aplicación de medidas encaminadas a lograr la desnutrición cero, uno de los puntos irresueltos, especialmente en las zonas rurales.
La llegada del nuevo gobierno de la Revolución Ciudadana augura un reimpulso de los programas existentes y la instauración de otros que permitan una atención integral al ciudadano desde su gestación hasta su muerte.
El Plan ‘Toda una Vida’ busca establecer un conjunto de programas específicos para garantizar el desarrollo integral de niñas y niños a partir de los cuidados prenatales a la madre y posteriormente del bebé en su nacimiento.
La estimulación prenatal y dieta adecuada; el parto institucionalizado, cuidados médicos, vacunas, el tamizaje neonatal y la disminución de la desnutrición infantil son asuntos a los que la nueva administración apuntará.
Otro de los derroteros será la búsqueda del cambio de patrones sociales, culturales y comportamentales en relación al trato a niñas, niños y adolescentes, para erradicar, entre otros, la violencia intrafamiliar y social hacia estos grupos.
Para ello podrá avanzarse a partir de la existencia de un cuerpo de legislación nacional sobre la educación intercultural, de salud, judicial, penal, la creación de los Consejos Nacionales para la Igualdad y las reformas al Código de la Niñez y la Adolescencia.
Ecuador posee un cuerpo legal que le permitirá continuar avanzando en garantizar los derechos de los niños y las niñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario