miércoles, 13 de septiembre de 2017

Vicepresidente: Hay una estrategia de descrédito continuo de lo que representan diez años de avances para el Ecuador





Quito (AP) — El vicepresidente Jorge Glas acusó al presidente Lenín Moreno de ser el gestor de una estrategia de desprestigio del proyecto político que lo llevó al poder y que fue liderado por el exmandatario Rafael Correa.
“Hay una estrategia de descrédito continuo de lo que representan diez años de avances para el Ecuador por parte del gobierno, del presidente de la república con todos sus ministros”, dijo Glas en entrevista con The Associated Press y aseveró que “no soy parte de este gobierno, no soy parte del gabinete, tengo serias discrepancias con la política que está aplicando el presidente Lenín Moreno”.
Hasta el momento, dijo Glas, no ha habido acercamientos con Moreno.
El vicepresidente mantendría su puesto a pesar de que no ejerza sus funciones porque fue electo en binomio con Moreno y la única manera de perder el cargo sería por juicio político en la Asamblea, de hecho, por ley aún cumple con la función de reemplazar a Moreno en caso de ausencia del país.
A pesar de las fricciones entre él y el presidente, Glas dijo que no puede asegurar que el partido se haya equivocado al elegir a Moreno como candidato a la presidencia: “No me atrevo a hacer ese juicio de valor… No tenemos la respuesta. Quisiéramos encontrar una respuesta y lo que tenemos que hacer es pedir públicamente que se encauce el proyecto político en la línea progresista”.
La propuesta a la que aludió Glas es la que encabeza el partido de gobierno, Alianza País, que con Correa al frente se tradujo en fuertes inversiones en obras de infraestructura como hidroeléctricas, la ampliación de la red vial y la construcción de escuelas y hospitales públicos para gente pobre con medicina gratuita.
“Estoy dispuesto a toda forma de auditoría posible. Me someto al Estado de derecho de Ecuador”, afirmó al tiempo de señalar “quien no la debe no la teme”.
Precisó que actualmente enfrenta dificultades económicas. Según dijo, en su cuenta le queda un saldo de 2.000 dólares y tuvo que pedir un préstamo para pagar anticipos de abogados cuyo costo es “más de lo que puedo pagar”.
Destacó que tiene dos hipotecas, de su casa y un departamento, y aseveró que posiblemente deba vender su único vehículo particular para pagar abogados.
“Los temas que enfrento judicialmente concentran gran parte de mi tiempo”, añadió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario