miércoles, 18 de octubre de 2017

Estuve en Yachay…



Estuve en Yachay…

Alfredo Vera
Mientras esperaba que a Glas lo procesaran por el nuevo delito de ‘parientenato’, por ser sobrino del presunto delincuente de Odebrecht, el sujeto Rivera, aproveché la oportunidad para visitar ese maravilloso proyecto de la Ciudad Científica denominada Yachay.
Lo que hasta ahora está construido permite avizorar que se trata de una verdadera proeza en el ámbito de la educación superior. Conservando las instalaciones industriales que allí existían, se ejecuta un proyecto urbanístico de características excepcionales que logrará ubicar a Ecuador a la vanguardia de la investigación científica.
Laboratorios de diversas especialidades, vivienda para docentes y para los estudiantes, áreas de recreación y espacios deportivos, configuran una estructura urbana de primer nivel.
La modalidad establecida de incorporar a los mejores bachilleres, interesados por la investigación científica, pone de relieve que se trata de un proyecto que alcanzará prestigio internacional. Se han precautelado los detalles más importantes, como por ejemplo, todas las instalaciones tienen admisión para personas con discapacidad, en medio de una frondosa vegetación que embellece el entorno en el que se levanta este grandioso diseño.
Sería inaceptable que, por ocultar un proyecto de esta magnitud, se paralizara y archivara un plan de tanta validez. Con seguridad, esta concreción educativa, que incluye también una escuela del milenio, será motivo de atención, en la cultura internacional.
Es ya un eje para el desarrollo de toda esa región que devolverá con creces el esfuerzo para producir un centro de tanta importancia. Si el desarrollo de un país se mide por los avances en su materia educativa, Yachay será un ejemplo extraordinario para América Latina. Es recomendable para todos los ciudadanos invertir unas horas de su tiempo y visitar esta proeza que llena de orgullo y satisfacción a los ecuatorianos.
Cualquier indicio de mal manejo en las inversiones que se han hecho para este proyecto, que se castigue con todo rigor a los culpables, pero que no se suspenda y se deje inconcluso un esfuerzo de esta magnitud, que será por siempre materia de orgullo para esta nación. Fuimos atendidos con mucha amabilidad y paciencia, y nos llenó de orgullo tropezarnos e intercambiar saludos con estudiantes de origen muy modesto, pero muy orgullosos de cursar sus estudios superiores en un ambiente de tanta belleza.
Todos los ecuatorianos que aspiren a sentirse congratulados y felices de tener espacios así, como parte del sistema educativo, deben visitar esta región que, además, les complacerá sobremanera.
Quienes hemos estado ligados a la tarea educativa, debemos sentirnos privilegiados de contar con una realización de tan alta calidad, como este proyecto que desborda la imaginación. Además de todo lo expresado, es indudable que el viaje a la región en la que está enclavado este proyecto es una maravillosa estructura paisajística y alimentaria. Escuchen el sano consejo de visitar este inigualable proyecto.
Fuente: El Telégrafo

1 comentario:

  1. Sólo las personas inteligentes y cultas tienen esa capacidad de análisis y objetividad sobre esta fantástica obra para la Investigación Científica y estudios Superiores para los ecuatorianos y alumnos de otros países. Ojalá y la recomendación que hace Alfredo Vera la gente visite este Templo del Saber y saquen sus propias conclusiones y no crean sólo lo que dice el gobierno y sus medios de comunicación de derecha enemigos de la Revolución Ciudadana.

    ResponderEliminar