martes, 7 de noviembre de 2017

EXPRESIDENTE RAFAEL CORREA RECIBE HONORIS CAUSA NÚMERO 16 EN FRANCIA



Quito, 7 nov (Andes).- El expresidente ecuatoriano Rafael Correa recibió este martes el Honoris Causa número 16 en la Universidad Grenoble Alpes, de Francia, donde presentó la conferencia titulada ‘El desarrollo como proceso político’.

La casa de altos estudios francesa, fundada en 1339, reconoció la trayectoria de Correa como un destacado economista que pone la ciencia al servicio del hombre, para reducir las desigualdades.

En su disertación, el exmandatario se refirió a las transformaciones socioeconómicas de la región latinoamericana con la aplicación de políticas públicas de inclusión de las grandes mayorías, tras la llegada de los gobiernos progresistas.

Indicó que América Latina es la región más inequitativa del planeta y que la pobreza es resultado de esta desigualdad, “que a su vez es la consecuencia de relaciones perversas de poder, donde una buena parte de la población domina casi todo”.

"El desarrollo es sobre todo un problema político; hay que cambiar las relaciones de poder en nuestras sociedades para tener un nivel verdadero de igualdad de oportunidades y prosperidad para todos", apuntó.

Expuso que las instituciones, las políticas y los programas de un país dependen de quiénes estén en el poder y la pregunta que hay que hacerse es quiénes dirigen, si las élites o las grandes mayorías, el capital o los seres humanos, el mercado o la sociedad, y dijo que para cambiar las estructuras es preciso cooptar el poder político.

Mencionó que Ecuador se cambiaron las relaciones de poder al servicio de las grandes mayorías, a través de un proceso profundamente democrático, se convirtió en el país de América Latina que más disminuyó la desigualdad en los últimos años, reduciendo en ocho puntos la concentración del ingreso medido por el coeficiente de GINI.

Además, la economía ecuatoriana creció en los últimos 10 años más que la media latinoamericana, y cuando esta creció en un 2.5% a nivel regional, en su país se logró un crecimiento de 3.3% pese a los años difíciles de 2015 y 2016 con lo calificó de ‘la tormenta perfecta’, con el desplome de las exportaciones con la caída de los precios del petróleo y de la fuerte apreciación del dólar, que es la moneda que circula.

“Ecuador logró crecer sin moneda nacional”, afirmó al señalar que en su país se superó esta ‘tormenta perfecta’ sin que los más pobres se vieran afectados, y precisó que fue uno de los que más redujo pobreza extrema y el de menos desempleo con 5.2% a fines de 2016.

Al concluir su disertación, respondió a preguntas de los presentes, desde por qué se le denominó ‘Revolución Ciudadana’ al proyecto que dirigió durante 10 años (2007-2017) y la situación actual que vive su país, hasta su consideración por el proceso que vive Brasil tras la destitución de la presidenta constitucional Dilma Rousseff.

Reiteró su consideración de que el vicepresidente ecuatoriano, Jorge Glas, es un preso político, al referirse a su prisión preventiva tras ser implicado en la investigación de la trama de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht. “No hay ningún cargo pero está preso”, aseveró.

Señaló que la nueva arma para atacar a los gobiernos de izquierda, como ocurrió en Brasil con Dilma, es la lucha contra la corrupción, que es utilizada como instrumento de persecución política. Apuntó que en Ecuador se sigue el mismo libreto que en Brasil y la misma estrategia.

En el caso de la expresidenta brasileña, dijo, el Congreso la destituyó y después quienes la destituyeron fueron acusados de corrupción, incluso el vicepresidente Michel Temer, “pero las investigaciones no avanzan”.

Reconoció, por otra parte, que América Latina atraviesa “un momento difícil pero no terrible” en su integración regional, pero nunca volvió a ser como en los años 90 pasados, cuando no había ningún gobierno de izquierda, y apuntó que en los procesos históricos hay avances y retrocesos “pero no se vuelve al punto de origen”.

En cuando a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) señaló que se necesita del Banco del Sur y del Fondo de Reserva del Sur así como una moneda regional común, y refirió que los ‘paraísos fiscales’ son el peor enemigo de nuestros países. Permiten evadir impuestos y esconder fortunas.

En cuanto a la posibilidad de su reelección, señaló que le están tratando de impedir que vuelva a presentarse en las próximas elecciones porque saben que si se presenta, puede ganar.

Preguntado sobre la prioridad para la región señaló que en general es cambiar el Estado burgués, lo cual consideró muy importante, y además, a corto plazo luchar contra la pobreza y tener utilidades a nivel económico y a largo plazo, mayor capacidad de producción y de inversión en ciencia, tecnología e innovación.

Fuente: Andes

No hay comentarios:

Publicar un comentario