miércoles, 8 de noviembre de 2017

"¿UN GOBIERNO SIN HORIZONTE BUSCANDO BORRAR LA MEMORIA?": VIRGILIO HERNÁNDEZ



¿UN GOBIERNO SIN HORIZONTE BUSCANDO BORRAR LA MEMORIA?

Virgilio Hernández E.
Mirando, por un lado, la propaganda de Guillermo Lasso de apoyo  a consulta, y por otro, leyendo la propuesta económica urgente, denominada como “Ley orgánica para impulsar la reactivación económica en Ecuador”, en la que hay aspectos que podrían considerarse positivos, pienso que el principal problema del Gobierno es que no tiene un horizonte estratégico claro, no hay un relato que coadyuve en esa dirección, por eso el rumbo es incierto, es un gobierno que obviamente tiene apoyo, pero no ilusiona.
El diálogo es un método pero no puede ser la política en sí mismo. Estoy convencido que en la década anterior, en que existía mayor claridad respecto al papel del Estado y del rol transformador, nos faltó diálogo, muchas veces jugamos a la sola fuerza; pero ahora en cambio, se busca que el diálogo supla las decisiones que se deben tomar; por eso la consulta se mueve entre  preguntas anodinas que podrían hacerse por decreto y la concentración de todos los organismos de control; entre el  conservadurismo del “populismo penal” y temas en los que todo el mundo está de acuerdo; pretenden “enterrar” políticamente a quien ahora consideran su principal opositor y al mismo tiempo, hacerles un guiño a las Cámaras y grupos de poder que han planteado como su símbolo la eliminación de la ley de plusvalía.
Esa falta de horizonte se evidencia en la conducción política, por ello se explica que han buscado ampliar la base de sustentación del gobierno, pero han maltratado la propia que
permitió ganar las elecciones. Han golpeado sistemáticamente al Movimiento Alianza PAIS
pero cuando su Dirección Nacional resuelve apartar al Presidente Lenín Moreno de la
condición de Presidente de AP (cargo que no ha desempeñado en más de cuatro meses)
recurren a una inconstitucional medida de un Tribunal de Garantías Penales que aprueba una
medida cautelar, sin saber siquiera lo que resolvió por unanimidad dicha Dirección, puesto que
actuaron en base a las versiones de los medios de comunicación social y sin ninguna
notificación oficial. Una política de apertura al resto mientras se anula el debate interno y se ensayan todo tipo de presiones para los propios, a los que el todopoderoso Secretario de la Presidencia amenaza con acciones penales mientras el Presidente y el Secretario de la política asumen un discurso conciliador.
De igual forma, la ley económica urgente, por un lado busca mantener la dirección de una mayor justicia tributaria y por otro lado complacer a la banca, en otro tema que también se volvió simbólico para los poderes fácticos: el manejo del dinero electrónico.
En el medio la propuesta de ley pasa por la disminución de las deducciones para el pago del impuesto a la renta de los gastos personales, en función de las cargas familiares; la eliminación del impuesto a las tierras rurales;   mínimos beneficios a
las micro y pequeñas empresas, así como a la EPS; medidas para combatir el contrabando y la subfacturación; impuesto para los bancos y cooperativas que tengan dinero afuera; el traslado del sistema de datos crediticios a la Superintendencia de Bancos; la obligación del pago de los pasajes con medios electrónicos en las ciudades de más de 500000 habitantes, entre muchas otras reformas; pero aparecen todas ellas rendidas en el altar del sacrificio para
contentar a la banca; por eso se elimina el dinero electrónico; se plantea que los medios electrónicos que se podrían generar pasen por el sistema financiero privado y se empuja a una fuerte bancarización (por ejemplo, que las compras que se realicen superiores a mil dólares deban realizarse a través del sistema financiero) sin exigirles retribuciones para los ahorristas. La propuesta de ley parecería reflejar también esa falta de relato, de horizonte, esta idea de que en la política se puede dejar de decidir para contentar a tirios y troyanos.
De igual manera la Proforma Presupuestaria 2018 pretende mantener el rumbo del Estado pero disminuye fuertemente la inversión y se compra el cuento del tamaño del Estado, como responsable de los problemas económicos.
A veces me pregunto ¿qué les parecerá que Lasso, Nebot, Bucaram y el conjunto de la partidocracia  apoyen la consulta mientras muchos de sus votantes cuestionan las preguntas del Referéndum? ¿Creerán que de esa manera construyen la base de sustento del gobierno?
¿Cómo entenderlos? ¿Serán conscientes que con estas acciones debilitan el campo
progresista mientras logran el adulo de los grupos de poder que luego los abandonarán? Sólo se lo puede hacer desde esta falta de horizonte estratégico, para ello necesitan enlodar la memoria de la Revolución Ciudadana y de Correa, precisamente porque ahí encuentran un relato del que carecen y del que quieren huir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario