sábado, 16 de diciembre de 2017

CONTRALOR PABLO CELI FORMÓ PARTE DEL GOBIERNO DE BUCARAM Y TRAMITÓ EL CONTRATO DE “MOCHILA ESCOLAR”




Pablo Celi   actual contralor y quien recibe total apoyo del presidente Moreno, fue ex funcionario de Bucaram y ex asesor de Lucio Gutiérrez.

Abdalá Bucaram no se iba por las ramas: exigió al Ministerio de Finanzas entregarle un anticipo de $6 millones de dólares para iniciar el Programa Mochila Escolar. Hasta ahora no se sabe adónde fue a parar esa suma de dinero.

Se firmó un contrato para la ejecución del programa Mochila Escolar Gratuita, así como otros tres programas escolares, todos por un valor de $40 millones de dólares, sin un previo proceso de licitación, gracias al Decreto Ejecutivo 197, del 21 de octubre de 1996, mediante el cual Bucaram autorizó a la ministra de Educación, para aplicar 'la exoneración de los procedimientos precontractuales prevista en la letra a) del art. 6 de la Ley de Contratación Pública'.

Esta exoneración solo se justificó para la guerra del Alto Cenepa y para afrontar las crisis energéticas del Ecuador o desastres varios. En este caso se justificó del siguiente modo: 'Las familias ecuatorianas afectadas gravemente por la pobreza y obligadas a realizar gastos para el ingreso de sus hijos a establecimientos de educación fiscal demandan el apoyo del Gobierno Nacional', y que 'la situación económica y social de ellas, de no ser atendida de forma urgente, originaría emergencias cuyas repercusiones causarían alteraciones graves en la sociedad en su conjunto', por lo que 'es necesario adoptar medidas que rebasen la actuación ordinaria del Estado frente al inicio del año lectivo fiscal en las regiones de la Sierra y el Oriente'.


El contrato de la Mochila Escolar, que, según la ex ministra de Educación de ese gobierno, nació en la Vicepresidencia y en septiembre de 1996 fue delegado a su ministerio. El entonces subsecretario, Pablo Celi, y la asesora legal, Margarita Rodríguez, tramitaron la contratación.

El contrato se  firmó con la empresa colombiana Promotora Intercambia  por 40 millones de dólares a cambio de 100.000 mochilas y otros materiales didácticos. El delito de peculado se habría configurado porque la compra se hizo sin licitación y el Estado solo recibió 3.000 mochilas, por lo que se estableció un sobreprecio de 15 millones.  



EL CONTRATO
Pagos en 11 cuotas sin responsabilidad.

El contrato de adquisición de bienes se celebró entre el Estado  (Pablo Celi participó de la contratación como integrante del Ministerio de Educación), y el representante legal de la empresa privada colombiana Promotora de Intercambio S.A., Antonio José López D., por un monto de $40 millones de dólares (140 000 millones de sucres). 

De acuerdo a este convenio, la empresa contratista estaba obligada a vender y entregar en el aeropuerto de Quito o en la aduana de Tulcán los bienes para: el programa Mochila Escolar, programa Unidades Médicas Móviles, programa Textos Escolares y Bibliotecas y programa Restaurantes Escolares.

El valor del contrato iba a ser cancelado con crédito (de $40 millones de dólares) que el proveedor concede a la República del Ecuador', y que sería pagado por el país en 11 cuotas semestrales durante ocho años. El interés del crédito era la tasa aplicada en el mercado de Londres (tasa Libor), a 180 días, adicionada un 4% de interés por año, a partir de cada desembolso. Es decir, 9,5% de interés anual.

Para garantizar el pago de ese crédito, el Estado ecuatoriano, a través del Ministerio de Finanzas, se comprometió a emitir un juego de ocho pagarés. 

EL PROYECTO

Lo que nunca vieron los estudiantes

Las 1 200 000 mochilas debían contener: una toalla, una jabonera plástica, un jabón, un peine, un cepillo de dientes y un tubo de crema dental; una caja de 12 colores, bolígrafo, lápiz, borrador, sacapuntas, regla, dos escuadras, transportador de 180 grados y cinco cuadernos de 50 hojas. Los 800 mil libros debían ser elaborados en papel bond de 70 g, impresos a cuatro tintas, con 150 páginas cada uno y cuyos contenidos iban a ser definidos por el Ministerio de Educación.

Ocho unidades móviles tendrían, cada una, tres consultorios (medicina, audiometría y optometría) para la evaluación de los escolares. Cada unidad iba montada sobre un chasis Ford F-700 e iba a contar con 1 200.000 libros de colorear; el mismo número de historias clínicas pediátricas, 5 000 pares de anteojos y 500 audífonos pediátricos.

Cien restaurantes serían construidos en paneles de fibrocemento, de 100 metros cuadrados de área total, tres baños, cocina, despensa y todo el menaje para su funcionamiento; con capacidad para 100 estudiantes. Los 100 lotes iban a ser entregados por el Gobierno ecuatoriano y cada uno iba a tener un área de 200 metros cuadrados. (O)


Fuentes: Diario el Telégrafo, Ecuador Inmediato



No hay comentarios:

Publicar un comentario